miércoles, julio 21, 2010

ENTRAÑABLE

Foto extraída de este Blog.

  • La primera Guardería donde llevaba a mi Rodri (cuando su hermano estaba todavía alojado en mi barriga) en el vueltero del segundo anillo.
  • Nuestro restaurante favorito (Los Lomitos), donde mi Sebas se comía cuatro empanadas tucumanas con chimichurri y con un gusto infinito.
  • La Manzana 1, donde cada sábado íbamos a tomar helado y a sentarnos en la Plaza 24 de Septiembre para escuchar a la tamborita y disfrutar del calor delicioso del atardecer.
  • Las tortas de la Dolly Gómez, tortas de todos los cumpleaños.
  • La peluquería donde le cortaron el pelo a mi Sebas por primera vez.
  • Las líneas de micro (34 - 35) en las que me iba al centro y al siete calles desde el primer departamento donde vivíamos.
  • El Kinder donde a los tres años mi Rodri participó en una hora cívica y yo casi me desmayo de la emoción.
  • Los campamentos con grupos de amigos, las lagunas, las piscinas, la vida al aire libre.
  • Los raspadillos con leche condensada en la plazuela del cementerio.
  • El Kinder adorado de mi Sebas, donde dejó de hablar como bebé para hablar clarito.
  • Los churrascos improvisados con amigos donde todos la pasábamos bomba y los chicos jugaban hasta quedar dormidos.
  • El Colegio donde los chicos hicieron sus primeros cursos.
  • El mercado Mutualista y mi rutina de los sábados, donde encontraba desde libros usados hasta las frutas y verduras para toda la semana.
  • La Wilma y la Filo, imprescindibles - irremplazables.
  • El lugar donde los chicos aprendieron a manejar bicicleta en un día de "paro cívico".
  • Los recovecos de la ciudad que conocí aprendiendo a manejar.
  • Los amigos, los compadres...
Todas las cosas buenas que vivimos en la ciudad verde y circular son infinitas. Esa ciudad guarda en muchos de sus rincones, las risas de mis niños pequeñitos, sus primeros pasos, sus primeras letras, sus primeras miradas al mundo, su infancia.

Cuando voy por unos días a Santa Cruz, tengo la sensación de que mi casa me espera cerca del tercer anillo, de que nunca me fui.

10 comentarios:

Ecerqueda dijo...

Y nunca te iras....

Rodrigo dijo...

Tiempos no? :(

Natalia dijo...

Así pasa con muchos lugares. Sentir nostalgia se vuelve actividad permanente.
Bonito post, bien sentimentoso.

Un abrazo.

Vivencias dijo...

Buen post, como todos.

Alvaro Méndez dijo...

Recuerdo esos churrascos con la gente de Petrobras...
Un saludo a Vladimir.

Vania B. dijo...

Edgar: Verdad, hay algunos lugares en los que un pedacito de vos se queda. Abrazotes.

Mi Rodri: Sí, hijito. La pasamos super, no? Besos en tus ojos chinos.

Natalia: Sentimentoso de verdad. Abrazos, muchos.

Vivencias: Gracias a vos por volver a este espacio, como siempre.

Álvaro: Totalmente, buenísimos churrascos. Besos a Claudia y a los bebés.

CUCHITA dijo...

Ya da nostalgia, por eso voy para srz el sabado :)

lisyrg dijo...

Vania hija que bonito lo que escribes,la verdad que da nostalgia.
Nosotros también los extrañamos mucho y Pablo ni que se diga a los chicos, algún día por ahí vuelven a vivir nuevamente en SCZ. Siempre los estaremos esperando con los brazos abiertos.Los queremos mucho. Ely

Vania B. dijo...

Cuchita: Buenísimo. Hasta tu llegada me dicen que se fue el sur, así que las palmeras te han esperado con su aire tibio/caliente como siempre.

Eli-comadre:Gracias infinitas querida. Ustedes han hecho nuestra estadía inolvidable. Quiensabe volvamos, pero si no es así sabes que aquí en las alturas nos tienen ustedes esperándolos siempre. Besos.

julio cesar hollbruck dijo...

qué recuerdos...yo también tengo un montón pero me gustan los tuyos y como los describes...en el caos del metal y cemento de la paz,lindo acordarse del calorcito,de la brisa que aliviaba,de las peladas en ramilletes de hermosura,de la amabilidad y la paz de esos días en Santa Cruz,sí lindo...me perdí el raspadillo con leche condensada...volveremos por allá.Saludos Vania,tus posts se disfrutan hasta la médula che.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...