viernes, junio 06, 2008

JUSTO PASTOR

Primer día de clases en Tercero Intermedio. Entró al curso un profesor un poco mayor, cabello blanco e impecablemente vestido. Nos saludó muy serio y empezó a escribir su nombre en la pizarra con perfecta letra palmer: Justo Pastor, Cornejo Segurondo; así, con coma entre nombres y apellidos. Su voz era potente y su mirada infundía una mezcla de respeto y miedo. En el curso había un silencio sepulcral que nadie se atrevía a romper. Así sin más ni más empezó el año con el profesor de Lenguaje más memorable de mis años de colegio.

El Justo era un profe a la antigua, casi como esos de la película de Pink Floyd (The Wall), con esa capacidad de mantener a cuarenta adolescentes de 13 años quietos y callados como estatuas con una sola mirada. Cuando le sacábamos de sus casillas se paraba apoyando sus dedos flexionados en la mesa, achinando los ojos y pronunciando pausadamente cada palabra en ese su tono de voz que se escuchaba hasta el otro curso: “¡ovejas de Achacachi!” y nosotros temblando como hojas. Era super estricto con los horarios, ni pensar en llegar después del segundo timbre. Cuando la puerta estaba cerrada, ya no se podía entrar; no importaba si uno estaba usando muletas, imposible. Con la ortografía ni qué decir, pues tenía la manía de poner las tildes olvidadas con rojo y de un tamaño gigante, cosa que la hoja terminaba como una polera de River Plate.

Con ese profe aprendí a rezar. Don Justo Pastor revisaba las tareas aleatoriamente y pobre del que no hacía o no llevaba cuaderno, era una Oveja de Achachachi con mayúsculas, una oveja "reloaded", o sea ya no ya de bestia peluda. Una vez me olvidé el cuaderno de ortografía y casi me muero del susto cuando revisé mi mochila y el mentado cuaderno no estaba. Ese segundo me recorrió una sensación de frío por la espalda y me puse a rezar fervorosamente para que se salte mi nombre de la lista. Prometí que iba a consagrar mi vida a Cristo, que no iba a faltar más a la iglesia los Domingos, que iba a donar mi ropa favorita a los desposeídos y no sé qué cosas más, faltaba poco para que me arrodille. Por suerte (o quizá Diosito escuchó mis ruegos) el profe no me revisó el cuaderno.

Pero sus clases no solamente eran un régimen de terror. Tenía también sus salidas chistosas y sus ocurrencias, como cuando nos recitó el poema de la "Z", genial.

No sé si seguirán existiendo profes como don Justo Pastor, Cornejo Segurondo. De lo sí que estoy segura es que ya ningún adolescente se espanta si le dicen “Oveja de Achacachi”.

18 comentarios:

ERICK dijo...

Wow que recuerdos..

Me hiciste recordar al profe "Vera" que es o era de la misma tanda y estilo que el profe Justo Pastor, nos decía: "la buena letra entra con sangre" y nos impartía respeto y miedo, con los cuadernos llenos de letra Script me llevo el legado de una letra legible y una ortografía un pòco más que aceptable.

Otra anécdota que se me vienes es: Para ir al baño antes del recreo, aquel que quería ir al baño debia recibir una caricia de una regleta de madera.... realmente estilo Pink Floyd jeje ..

Ojalá y ahora el respeto fuera tan fácil de asimilar e impartir.

Un abrazo Vania !

Caminante dijo...

¿por qué se espantaban de que les dijeran "ovejas de acachichi"?

Me suena a nombre de cumbia andina jejeje

santiago dijo...

Verdad, es necesario un post sobre la expresión ovejas de achacachi...

Que maravilloso post, quién no ha tenido un profe asi.

Yo recuerdo a un profe de Física que era un alemán con cara de nazi que no te hablaba, nunca.

utópico dijo...

Acabas de brindarme mucha inspiración… mis historias de colegio son interminables… era el más indisciplinado… deje a muchos maestros camino al hospital… con los hígados cosidos de tanta rabia que les provocaba… sin embargo de uno de los pocos que se acuerdan es de mí (que ególatra, no?) pero bueno… mi profesor de matemáticas me condeno de por vida… que lindo que recuerdes a tu profesor en el día del maestro… creo que posteare algunas anécdotas en estos días….
A todos los maestros que pasen por acá, mil felicidades!!

♪…mil coronas de lauros le ciñen, es la frente repleta de ideal…♪

(creo que va así, nove??)

Abrazos hasta los Andes!!

Fuzzy dijo...

Yo tenía uno que decia: Colaaaaaaaanzzzssssssssiiiii. No puede ver que incluso su ressssspiración me es molessssta. Porque no hace un hoyo en la pared, se introduce en el y nos evita su pressssencia hasta fin de aaaaaaño!
Todo esto lo decía con mucha pausa, al mejor estilo tarijeño y ni como pararsele porque corría la leyenda de que era buen Karateca. Era muy serio, con los chistes mas chantas de la historia y excelente profe de matemáticas. Si te pillaba mascando chicle fija que la proxima clase llevabas un baton para cada uno de tus compañeros, incluido el obviamente.

Mienchi, que recuerdos, pero mi profe de tercero intermedio era un epsañol del orto. Se paraba rascando el orto y oliendose la mano, cuando te hablaba te escupia entero y se formaban manchas blancas en la comisura de sus labios, su baba debio ser toxica. Un verdadero hijo de su madre!


Besos

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Erick: Eso de los golpes de regleta eran clásicos. Mi esposo tenía un profesor creo que de Matemáticas que los golpeaba con una varilla larga de madera que se llamaba "Mario Moreno" porque quitaba lo malo y ponía lo bueno. Lo que el porfe hacía era un breve teatro en el que el alumno a ser "huasqueado" tenía que tocar la puerta de una especie de closet, y el profe sacaba al famoso Mario Moreno. A continuación el profe les hacía "doblar el tronco adelante" y ZAS! un golpe al ras del traste con la varilla que (dicen) dolía tanto que daban ganas de arrastrarse de traste por el piso.

Caminante: jajaja cumbia andina. Era ovejas de ACHACACHI, que es un pueblo del altiplano cuyos habitantes tienen fama de muy aguerridos. Además no era lo de "ovejas de achacachi" lo que nos asustaba, sino la forma cómo lo decía. Ovejas de achacachi = bestias peludas o cosas peores je.

Santiago: Bueno, el significado de la expresión está aquí arribita. Claro que para eso todavía no había pasado lo de los perros. Yo creo que nos mojábamos los pantalones si nos decía "perros de achacachi".

Utópico: Deben dar ganas de agarrarlos a palos a los alumnos muy chinchosos no? Como que antes se podía je. Me imagino que muchos de tus profes hubieran sido felices teniendo el "Mario Moreno" para lijarte el pompis.

Abrazos a todos!

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Fuzzy: jajaja lo del profe español me hizo recuerdo a un cate que tenía en la U, pero eso da para otro post. Pobre Colaaaaaaaanzzzssssssssiiiii.

Abrazos, choco.

Gilga dijo...

Vani,
Gracias a los dioses por tu tremenda memoria!!!Que recuerdos del Justo Pastor, Cornejo Segurondo. Gracias a el aprendi las preposiciones, de memoria! juro que de la nebulosa que son mis años de colegio es lo unico que me acuerdo. Y que tal la Cuervito de Medio? me enseño a no usar medias plomas con falda y zapatos de enfermera, ademas de fijarme bien el tamaño de los lentes cuando los compro, con mi miopia eterna tiendo a comprarlos gigantes, pero luego me aucerdo de la Cuervito y busco los mas chiquitos. Un abrazo enoooorme, a ti voy a acudir cuando la demencia senil me agarre (ya me falta poquito
).

Carmen dijo...

Desde que lei tu historia he estado tratando de acordarme de algun profe que era medio Jodon y solo me acuerdo de uno que su apodo era chistoso " Mi profe de Fisica en primero medio, era tan pero tan pero tan flaco que le deciamos "el fisicudo" JAJAJAJAJAJA

Arcángel Mirón dijo...

Se podría escribir un libro con las anécdotas de nuestros maestros.

Un gran abrazo.

Libre... dijo...

por lo menos le enseñaron algo, los mios todos fueron unos anacletos....

LaSconosciuta dijo...

jajajaja, me hiciste acordar de mi profe de Fisica... le tenia terror, era un nazi! jajaja hasta un dia que llego medio chispas al curso y nos conto que cuando era joven iba a bailar "saturday night fever" en el "Hipopotamo" jajaja, luego termino aconsejandonos no casarnos nunca!
De los 35 del curso, solo yo le hice caso!
Uh, y alguno de La Paz no lo tuvo a Lover Mefistofeles de la Torre como profe de Historia? Ese era un caso! Cuando no quise leer "venas abiertas" me lo cambio por "Mafalda"!

Anónimo dijo...

Es que yo soy la unica que no se sabe el poema de la "Z"? o por que nadie mas pregunta?

Lilyth dijo...

No tengo muchos recuerdos de mis profesores porque cambie tanto de colegio que era suficiente con recordar en que curso tenía que entrar jajajaj

Te deje un meme en mi blog, espero que lo aceptes.

Un beso Vania

Pao dijo...

Mi querida Vania...
El Vaginario va a estar por allá en la feria del libro (acaso agosto??), junto conmigo...
Estoy contando los días!!!

Pao dijo...

Mi querida Vania...
El Vaginario va a estar por allá en la feria del libro (acaso agosto??), junto conmigo...
Estoy contando los días!!!

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Gilga: La cuervito!!!! claro que me acuerdo de ella jajaja. Con sus lentes hasta poco más arriba de su quijada, ojos chiquitos, pelo corto y zapatos planos. Inolvidable la cuervo no?

Carmen: Los sobrenombres a los profes...creo que nadie se salvaba no? A mi profe de Física le decíamos "caballo" por que tenía una sonrisa un poco equina, siempre usaba terno y corbata ancha, al estilo de los '70. Muy buen tipo el profe Aramayo.

Gilda: Cierto, un libro entero de recuerdos de profes. Creo que fue en una peli que escuché que uno puede olvidar a los "famosos" de turno (actores, deportistas, etc.) pero NUNCA a sus profes, pues han sido nomás una segunda familia.

Libre: jajaja pobre. Hubieron muy buenos profes en el cole por suerte. Lo interesante es que uno a veces se acuerda más de los más jodones no?

Fa: Buena onda tus profesores che. Me hiciste reir con el de Saturday Night Fever. Seguramente en una de esas noches locas se topó con su jermu y por eso se arrepentía de haberse casado je.

Anónima: Pa qué que no me acuerdo bien del famoso poema de la "Z", pero la mímica que hgacía Don Justo Pastor era un chiste.

Lilyth: OK, acepto el reto. Ya verás mis bolsitas posando en un próximo post.

Pao: Agosto? ya no falta mucho. Te estaré esperando mi querida Negris.

Un abrazo a todos!

Tincho Sánchez dijo...

Una maravilla y muy divertido tu post, me hiciste acordar de algunos profes.

El de historia: que entraba sin saludar ni nada y comenzaba a dictar según el para que nos vayamos acostumbrando a la vida universitaria.

El profe sindicalista: siempre trasnochado, se suponía que nos enseñaba literatura, pero la mayor parte del tiempo estaba en comisión.

El de geografía: Un tipazo! que aparte de enseñarnos donde estábamos parados, nos dejaba en niebla por los puchos que acababa mientras duraba su clase y en el recreo a patear pelota.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...