viernes, septiembre 28, 2012

CUMPLEAÑOS FELICES

 
Cuando yo era niña, cuando uno cumplía años invitaba los amigos por teléfono,(discando los números de 6 dígitos) o con unas invitaciones bien estándar pues no había mucha variedad para escoger.

Las masitas de cumpleaños eran por lo general hechas por las mamás y las abuelas: empanadas de queso, rollo de queso, queques varios, una torta lo más bonita posible, galletas y pare de contar. También se compraba bolsitas que decían “feliz cumpleaños” y se llenaban de masitas, algunos juguetes y ya.

Llegaban los amigos y no se acostumbraba contratar a alguien para mantener a los chicos ocupados. No me acuerdo encontrar payasos o magos o animadores para los cumpleaños a los que iba con mi hermana. Las niñas jugábamos “pasara mi barquito”, “San Miguel” o “países” y cuando llegaba la hora de cantar el “japi berdei” nos poníamos alrededor de la mesa, cantábamos,comíamos la gelatina y tomábamos chocolate con leche acompañado de las masitas. La piñata contenía juguetes que eran unos adefesios de plástico donde invariablemente había unas muñequitas pequeñas con forma de bebés de color rosa o anaranjado, platitos y demás utensilios de cocina para las niñas, autitos y soldaditos para los chicos, algunos dulces y chucherías complementarias. A las chicas solían martirizarnos mandándonos a los Cumpleaños con vestido. Odiaba los vestidos y más todavía las medias panty. Mi mamá nos obligaba a ponernos unos vestidos con los que mi hermana y yo parecíamos un par de ángeles, tanto así que a la hora de la piñata, yo (que era una vergonzosa total) solo recogía tímidamente algunos juguetitos que caían lejos del tumulto, pero otras chicas aprovechaban sus vestidos usándolos como bolsas receptoras de juguetes y dulces.

 ¿La música? Algún LP (long play, de esos negritos de plástico con huequito en el centro) con rondas infantiles, que incluían invariablemente el “arroz con leche”, Hola Don Pepito, “la gallina turuleca” y otros hits similares, como el célebre “cumpleaños feliz, cumpleaños feliz te desean tus amigos de Parchis desde el otro lado del mundo. Ya cuando entramos en la adolescencia los cumpleaños empezaron a ser fiestas bailables de chicos y chicas, así que cambiamos “Don Pepito y Don José” por Menudo, Pato de Goma, Michael Jackson, The Police, Men at Work y grupos locales como “Menta”, los éxitos de “Ivia”, y otros que dan para otro post completo.

Pensar que estoy a punto de cumplir cuarenta cumpleaños, la mayoría de los cuales he festejado junto a mimarido. Pensar que ya han sido tantas las celebraciones inolvidables de mis hijos mayores y que faltan todavía todos los cumpleaños de mi Bernardo. Tanta vida, tantos años y lo que sigue siendo importante es festejar junto a las personas que más quieres, con el fondo musical del “cumpleaños felizzz”de los Parchis.

P.D. No se pierdan los enlaces a "Don Pepito" y el mítico "Cumpleaños Feliz" de los Parchís.

9 comentarios:

grisaf dijo...

que lindo post, cuando era niño las cosas eran similares... ya solían haber payasos (que los odiaba por cierto) pero todo lo demás era igual :D me encantó, me transportaste a esos tiempos, jeje, saludos!!!

Alejandro dijo...

Lindo Post, nostálgico para mí(creo que es por los años) haber vivido esas fiestas me traen recuerdos familiares, amigos de infancia, ponerse el traje dominguero para ir al Cumpleaños, en mi familia siempre ha habido el complemento de helados(Frigo) y tu sabes que eran los más deliciosos de la epoca, bueno leerte de Nuevo

Vania B. dijo...

Gabo: Yo tengo un primo que le tenía pánico a los payasos, al igual que muchos enanos. Imagino que tanto colorinche y la voz gangosa no les debe causar mucha gracia. Yo no tengo nada en contra de los payasos, pero prefiero los magos :) . Te mando un abrazo, gracias por comentar!!!


Alejandro: Frigo, el localito de Miraflores, era lo máximo. Yo tenía la impresión de que en ese lugar hacía calor y de que vendían el helado más delicioso del mundo. Y en serio que antes uno tenía ropa de Domingo! (ahora los changos se ponen cualquier cosa en domingo). En fin. Un abrazo hasta el norte.

Gevalher dijo...

Pues al igual que tú de esos tiempos idos, siempre recuerdo comer la deli gelatina "solo en los Happys", así que siempre que comía gelatina casi siempre preguntaba "De quién es el San Roque?..."

Recuerdo también que La Paz (primeros años) la costumbre era siempre llevar un regalo (ropa o juguetes) para el/la agasajado(a)... lo cual era bastante diferente en Oruro (esperiencias posteriores) en las que como máximo te traían un paquete de galletas (las María principalmente) y sanseacabó.

Eso sí en esas ocasiones aprendí a a ser bilingue porque siempre recuerdo que se empezaba a cantar en inglés, para luego seguidito meterle la versión castllana del asunto... Lo gracioso era oír a algunos cantar el "sapo verde tu yu" o "Apio verde tuyuuuu"...

risalibre2012 dijo...

Me encanta tu blog!

Vania B. dijo...

Gracias risa!!! a mí me encanta tu comentario :)

Don Juan de Sarco dijo...

Espero que no te esté fallando la memoria che!, cuando yo era niño los teléfonos tenían 5 numeritos nomás.

Un abrazo!

Vania B. dijo...

Gary querido: Una sorpresa encontrarte por acá y en el día de tu Cumple. Antes no habían tantas cosas para regalar como ahora, que encuentras regalos para todo bolsillo. Me acuerdo que cuando mis hijos mayores eran más chiquitos yo compraba por docena: 6 para chicos y 6 para chicas y así me batía la época cumpleañera más dura (septiembre a noviembre) sin problemas. Te mando un abrazo doble.

Don Juan: En la Paz eran de 6 (mi teléfono era 376625). Me parece que en Cochabamba y en las ciudades del interior sí eran de 5 dígitos. Un abrazo hasta la Llajta.

Lilyth dijo...

Me dejaste nostálgica! recuerdo los cumpleaños ajenos, porque como yo cumplo años en enero y en vacaciones finales nos íbamos al campo durante la infancia no tuve ese tipo de celebraciones (pose dramática con la mano en la frente).
Un comentario fuera del tema, yo tengo un disco de Ivia autografiado que me regalaron mis hermanas una de las tantas convalecencias de mi enfermiza infancia.
Mientras vivi en La Paz era muy pequeña para recordar números de teléfonos, pero aun puedo recitar de memoria el número de más de 10 amigas (en Sucre tenian 5 cifras)

Un abrazo en la distancia!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...