viernes, junio 29, 2012

SOBRE NOMBRES Y COLORES...


Y nosotros que creíamos que nunca más nos íbamos a preocupar por esto de poner nombres, y pasadita la mitad del año pasado (2011) nos enteramos de que tendríamos que bautizar a un nuevo pequeño.

Cada miembro de la familia tenía una propuesta diferente: Máximo era la propuesta de mimarido, quien una mañana se levantó con la idea de que nuestro retoño se tendría que llamar como Máximo Décimo Meridio (Gladiator), o sea con la idea de que el bebé tenía que ser tan macho machote que haría llorar a Chuck Norris. Su segunda propuesta era Francisco, por el nombre que le borraron a él cuando entró a primaria y porque quería ese nombre desde que iba a nacer el Sebas (hace doce años y pico). Miguel, la propuesta del Rodri, se inspiraba en Miguelito de Mafalda, un niño soñador y encantador. No era mala idea. Rafael, la propuesta del Sebas, obviamente por Rafael Nadal, uno de sus tenistas favoritos (su favorito es Djokovic). A mí me gustaba Bernardo, pero dado el abucheo que recibí inicialmente, cambiaba de idea cada semana: Rafa, Felipe, Maximiliano…

Finalmente cuando faltaba como mes y medio para el nacimiento del bebé decidimos que el nombre debería ser elegido por ¾ de las votaciones. Sí, en esta casa (a veces) somos democráticos.Ya habíamos decidido el segundo nombre: Esteban, y las propuestas finalistas eran: Francisco (propuesta de mimarido), yo propuse Bernardo, el Sebas quería Rafael y el Rodri no estaba muy decidido, así que él era el voto clave. Otro punto importante: el Sebas no quería por nada del mundo que el bebé se llame Francisco porque –según él- es nombre de comida (como los panchitos/hot dogs de la ciudad de los anillos). Pasaron los días, movimos nuestras fichas y logré convencer a los chicos que era mejor Bernardo que Francisco y se quedó con Bernardo por 3 votos contra 1 (cuento resumido porque en la realidad hubieron amagues de enfrentamientos de por medio).

Definitivamente no es fácil poner nombres a los hijos, y en un principio, cuando son chiquitos, es como si los nombres que les pones todavía no tuvieran forma; pero los vas nombrando, vas hilvanando sus nombres en tus conversaciones, te vas acostumbrando a tejer sus nombres entre palabras cariñosas, empiezas a visualizar su nombre y sus caritas, sus gestos y personalidades y de a poquito te parece que los nombres de tus hijos son los más hermosos porque nombran a los seres que más quieres en la vida. Hoy por hoy, Rodrigo, Sebastián y Bernardo me parecen los nombres (y las palabras) más hermos@s del mundo entero.

7 comentarios:

Verorange dijo...

tan cierto es que después ese nombre solo lo relacionas esa persona que tu amas. A mi me da risa que mis hijos se cambien el nombre, la Fer desde que llegó a La Paz se llama Alex y el Mati mas bien esta bien llamándose así por ahora. Solo dos hijos tengo y una lista de nombres para los que me faltaron personas.

Y a mi me pusieron Verónica, tan Fito y tan Aznar, tanto que vino conmigo con ese nombre y hace tanto que no lo escucho... crees que los nombres que nos ponen definan en algun sentido, lo que somos?

que deli leerte en tu blog después de tanto

Alvaro Méndez dijo...

En mi caso habíamos decidido que si el primer bebé era hombre sería mi esposa la que escoja el nombre, ella eligió Daniel (quería un nombre bíblico), si hubiera sido mujer era mi turno, hubiera escogido Mariel (por Mariel y el capitán).
El caso es que el primero salió varón. Cuando estabamos esperando el segundo esperábamos que sea mujercita, asi que el nombre de Mariel estaba sellado, pero salió niño de nuevo, así que decidimos que si bien era varón era mi turno de escoger, por lo cual yo escogí Miguel (rima don Daniel y es el nombre del hijo de Charly).
Si llegará un 3er bebé, y fuera mujer, Mariel está mas que asegurado, de hecho tiene un nombre código, la pequeña Mariel.

Vania B. dijo...

Orange querida: los nomnres de tus hijos son tan bonitos. Fernanda me parece un nombre con harto carácter y Mati una ternura total.Ah y Vrónica te queda superbien, por Fito y Por Pedro. Un abrazo gigante y blue.

Álvaro: Me gustan los nombres de tus enanos. Te cuento que la hija de una amiga se llama Mariel (hoy le voy a preguntar porqué) y es una niña genial: independiente, inteligente con harta personalidad. Estoy segura que tu Mariel sería así. Te dejo un abrazo y otro más para Claudia y los chicos.

Lilyth dijo...

Me encantó el post, pero sobre todo el último párrafo, lo de tejer sus nombres... leyendo el link que citaste, me pongo a pensar que si has ganado dos de tres (y no es tres de tres porque en el primero no había discución) a partir de ahora, digas lo que digas, simpre voy a creer que en tu casa se baila a tu ritmo jajajajaja

Giancarlo dijo...

una felice giornata a te...ciao

Vania B. dijo...

Querida Caro, siempre es lindo tenerte por acá. Extraño harto tus letras :)

peyote dijo...

Vaya cuanta democracia para los nombres, muy mona la foto.
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...