viernes, noviembre 14, 2008

LIMBO


Fue una noche rara. Más rara que la anterior.

Los pasitos que se acercaban desde la puerta hasta mi cama se repitieron otra vez, pero ahora me desperté no solo por el ruido de los pasos, sino por que sentí que mi cama se sacudió como si algo se hubiera metido debajo.

Reuní todo el valor posible. Prendí la luz y con la linterna que había dejado en la mesa de noche empecé a revisar todos los rincones posibles debajo mi cama. Nada.

De un salto me metí de nuevo en cama, me cubrí entera con la frazada dejando solo un huequito para poder respirar. No podía dormir. Me pareció raro que pase de nuevo, pues en la mañana me había auto convencido que se trataba de un sueño. Me propuse aprovechar la mañana del sábado para limpiar de arriba abajo mi cuarto, pues si no era un sueño tal vez era una rata la causante de tanto barullo. Qué miedo. Qué rabia, porque si había ratas era porque la abuela guardaba chuchería y media en el depósito cerca del jardín.

El sueño llegó y cuando todo mi cuerpo empezaba a adormecerse sentí los pasitos otra vez: menuditos pero firmes, de la puerta del cuarto (que estaba cerrada) hasta mi cama. Otra vez la sacudida, pero por más que me esforzaba no podía abrir bien los ojos y no tenía fuerzas para levantarme y encender la luz. De pronto sentí que alguien me miraba. Abrí los ojos como pude, y entre dormida y despierta, en ese espacio de tiempo que no es realidad ni es sueño los vi. Eran dos y estaban al lado de mi cama, sonriéndome. Eran pequeños, parecían tener tres a cuatro años. Sonreían y me miraban. Cerré los ojos con todas mis fuerzas. No podía moverme, no podía gritar, el cuerpo no me respondía.

Ya no recuerdo más, sólo que desperté con la luz del sol de las nueve de la mañana.

13 comentarios:

Pablo dijo...

¿Estabas con fiebre o algo así?

Caminante dijo...

Si es una rata estaba en su ronda de inspeccion (conducta de exploracion, por lo general para encontrar comida).

Si no hay comida no regresara.

flacazul dijo...

encapsulada amiga,
vaya sensación queda luego, che.
he sentido como cuando la pierna se me estira de pronto mientras duermo, y es tal la sacudida que me despierto con taquicardia, casi.

¿no serán duendes? :D

abrazos van.

Vania B. dijo...

Pablo: Nop.

Edgar: Quiensabe eran ratoncitos.

Aleflacazul: Probablemente una combinación de taquicardia + sueño + ratones. Y bueno, la verdad es que este relato es mitad cierto y mitad invento. Lo cierto: lo de los niñitos y los ruidos. Lo inventado: el de mi abuela no era un jardín, eran unas macetas en el patio, además pasó hace tantos años que lo había olvidado... hasta anoche.

Un abrazo a todos.

CUCHITA dijo...

son ratas amiga son ratas, a todos nos ha pasado lo mismo

Arcángel Mirón dijo...

Uff, Vania. Anoche sonó el teléfono a las cuatro menos veinte de la madrugada. No llegué a atender, y no dejaron mensaje. Luego no pude dormir, fue una noche muy rara.

¿Y qué eran? ¿Pudiste deducirlo?

Carmen dijo...

JAjaja eran tus hijos!!! normalmente una ratita de tres años se viene al lado de mi cama a estar seguro que estoy durmiendo a las 5 de la mañana y me pincha los ojos::::JODER!!!

Vania B. dijo...

Cuchita: Debieron ser ratoncitos altiplánicos hinchapelotas + sueño profundo.

Gilda: Qué rabia que te despierten a esa hora. Como para tener un rastreador de llamadas y devolverle la llamada cada 10 minutos para que tampoco él o ella duerma.

Carmen: Esa época esas ratitas todavía no existían. Pero sí, esas ratitas hijos son los peores no? aparecen de pronto en medio de la cama como fantasmas y adiós sueño.

Un abrazo a todas.

LESLIE dijo...

Bueno pero si lo de los niñitos eran cierto no eran ratoncitos.... pero si dices q pueden ser ratoncitos de 4 años?? entonces q eran?? uyyy ya me hice bolas.
jajajajaj aun asi el suspenso me gusto.

Renan dijo...

Experiencias como las que cuentas son bien de otra onda...
Yo recuerdo igual .. hace unos 15 a 20 años atras tenia ciertas "experiencias" parecidas.. y no solo en la noche sino hasta en el dia.. (en una siestita despues del almuerzo) del tipo como que te despiertas y no tienes control de tu cuerpo, o ver tu cuerpo, o como tu contaste, ver otra gente rodeandote.. etc, etc.. pueden ser jugarretas de nuestra mente , o talvez "algo" o "alguien" tratando de comunicarse o mostrar "algo"... pero desde mi punto de vista son señales para revisar alguna cosa... la "cosa" es poder interpretarlo sin caer del delgado filo en el que estamos caminando...
.. al dinal son todo conjeturas... y talvez nunca lo sabremos realmente..
pero de que "hay algo ahi afuera, si! hay algo"..

Vania B. dijo...

Leslie: Complicado de explicar, especialmente para quien no quiere creer en fantasmas ni niños envueltos.

Reno: Quié horrible debe ser eso de verse a uno mismo durmiendo y ver sombras al rededor. Yo no creo mucho en brujas (sólo mis amigas y parientes), ni en fantasmas, ni extraterrestres, ni duendes ni nada de eso pero de que existen... existen.

ÓNIX dijo...

Es una experiencia extraña. A mi tampoco me gusta eso de brujerías ni nada por el estilo, pero si reconozco que me han pasado una serie de cosas muy extrañas desde que era una niña-
Desde hace unos meses para acá como por 4 oportunidades me he visto dormida y la ultima vez que me resulto demasiado sofocante, todo fue más extraño de lo normal porque aunque una parte de mi sabía que no era un sueño, hice todo lo posible por despertar, por volver al mundo real si se quiere decir y me resultó complicadisimo. La verdad es que a mi alrededor no vi a nadie más, pero sentía que aparte de mi habian otras personas que me impedian despertar. Fue muy complicado y confuzo todo pero desperté con el mayor de los sustos.

Antes tenía curiosidad pero desde ese día ya no quiero ni siquiera soñar jajaja-...

NiNoSkA NoGaLeS dijo...

y si creo en almitas divagando por ahí... probablemente era una noche de esas en las que estan en un plano mas cerca, hace que los sintamos y hasta podamos verlos...
y si son duendecillos, traviesos seguro!
pasa, suele pasar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...