viernes, octubre 17, 2008

VECINOS DE RUTINA


Los vecinos no solamente son los que viven cerca de tu casa, hay también vecinos de rutina, aquellas personas a las que ves todos los días, aunque no las conozcas. En el camino de mi casa a la oficina (y viceversa), tengo a varios vecinos:


El loquito – Es un hombre cuarentón medio calvito con barba, totalmente harapiento que anda por la pista de los automóviles o por las aceras recogiendo chucherías y hablando solo. Lo interesante es que no siempre anda con la misma ropa. No tengo idea de lo que hace pero se lo ve con diferentes pantalones o chompas pero toda su ropa suele estar totalmente mugre y en harapos. A veces me imagino que tiene un ropero con ropa mugrosa guardada para cada día de la semana. Tiene cara de llamarse Waldo.


La señora de gafas oscuras - Debe tener como 50 o 60 años, es bastante gordita, siempre usa buzo deportivo y chompas de cuello tortuga e invariablemente gafas oscuras, no importa que el día esté nublado. Cuando voy tempranito al trabajo la veo acompañada de un niñito que parece tener la misma edad que mi Rodrigo. Hasta ahora no la he visto sonreír, así que si tuviera que pensar en un nombre para ella la llamaría Arcelia, pues me imagino que las mujeres que se llaman Arcelia son así medio grises, tristes, y la señora de las gafas me parece triste.


La vendedora de llauch’as- Las llauch’as son unas empanadas calientes de masa gruesa rellenas de muchísimo queso, ideales para las frías mañanas paceñas. Hay una chica que las vende en la esquina de la Pedro Salazar tempranito en la mañana, hasta eso de las nueve. Es jovencita y tiene ojos bonitos. Siempre está abrigadísima, con un gorro de lana, y una mantilla gruesa en los hombros, sentada en un banquito diminuto con una canasta llena de trapos y periódicos que mantienen las llauch’as a buena temperatura. Cuando la miro pienso que se llama Inés y que es irremediablemente soñadora.


El flaco de bigotes- Es un señor de unos cuarenta y tantos que de Lunes a Jueves va de traje y corbata y los viernes con chamarra de cuero. Es pálido, de bigotes y pelo castaño, no muy alto y de caminar rápido. Me lo imagino como Auditor de alguna empresa, de esos señores apegados totalmente a la rutina, bastante disciplinados, que no hace chistes pero es agradable. Tiene cara de llamarse Roberto, René o algún nombre que empiece con R.


La Case – Es la señora que tiene el puesto de dulces cerca del Café Beirut de la Belisario Salinas. Llega tempranito y saca su puesto “móvil” de un callejón con reja que hay al lado de ese Café. Todas las mañanas de Dios ordena sus dulces, galletas, refrescos, instala su teléfono público que alguna vez debió ser blanco y se sienta en su banquito durante el resto del día hasta las seis y media de la tarde, hora en la que recoge su puesto y pacientemente vuelve a guardarlo de donde lo sacó. Soy su “casera” porque soy adicta a los chocolates y ramas anexas, así que siempre nos saludamos con un “buen día Case” o un “hola case”. No sé su nombre. Ella tampoco el mío. Le voy a preguntar cuando salga de la ofi.


Los de la tienda – Frente a mi edificio hay una tienda de barrio, bueno, hay dos, pero sólo en una de ellas venden chocolates “El Ceibo” (mis favoritos). En la mañana atiende un señor de unos sesenta años, de ojos claros, canoso, medio calvito y muy amable. Cuando entro a la tienda siempre me saluda con un “cómo está señorita, ha venido por su dosis?” (por lo de los chocolates). Por la tarde atienden sus hijas. Una de ellas tiene una bebé crespa y con ojos de estrella que tiene poquito más de un año a la que da ganas de pellizcar el cachete.


El perro con polera – A la hora en que salgo de la oficina hay un perro que ronda por ahí husmeando en los basureros. Es de un color oscuro pero indefinido y usa una polera camuflada. Por la polera, me imagino que se llama Rambo o Sansón, un nombre así medio feo que yo no le pondría a mi perro a menos que quiera que sea un perro crápula.


Hay muchas otras personas, como la señora que vende fruta en la esquina de la Pedro Salazar, los guardias de los cafés que hay por la Plaza Abaroa, las otras dulceras y vendedoras, o una gordita que cuando estamos a pocos minutos de las 8:30 de la mañana pasa corriendo a cien por hora por la 20 de Octubre, desafiando a ley de la gravedad con unos tacones de aguja.

23 comentarios:

CUCHITA dijo...

Aca en la casa de enfrente tengo los vecinos benneton
El, en una casa, el choco, el negro, el latino, y el chino

Gigi dijo...

En la puerta de la farmacia que esta al lado de mi oficina, no pela un dia la doña que vende molinitos de viento de papel a $1, se pinta los labios en azul o verde metalico con brillitos, tiene una viserita, un abrigo verde y el pelo hecho un panal de abejas.

Gevalher dijo...

Como siempre otro post simpático, de esos que nos hablan de la cotidianidad, las que a través de tus palabras, cobran una dimensión un poco más íntima, te prometo que voy a empezar a fijarme un poco más en mi cotidianidad, y de aquí a un tiempo sacaré un post que espero sea lo más parecido al tuyo.

Ah! lo que son las coincidencias, justo hace varios días atrás, en una edición de La Prensa, sacaron la foto de la vendedora de llauchas de la que hablas, ahí dicen que la muchacha sueña con acabar sus estudios y ser algo más que sólo la vendedora de llauchas, ojalá y lo logre!!!... Bye...

Curucusí Ocurrente dijo...

Buena descripción de personajes, dan ganas de seguir metiendole detalles jeje luego le ponemos super-objetivos y se hace una película de suspenso urbano de chuquiago en el 2008 jajaja

un abrazo capsulita

ERICK dijo...

Vania, tu blog irremediablemente me atrapa cada vez que te visito.

Esos vecinos... que están ahí y uno a veces no les da la importancia conciente, pero quien más que vos che.. me despiertas las ganas de rebobinar mis rutas.

Y me pregunto, quién seré para -alguien- dentro de esas rutinas de las cuales también nosotros formamos parte? Por eso casi siempre me pongo sonreir... no vaya a ser que me llamen Arcelio jejeje..

Un abrazzo desde la llajta !!

Albanella dijo...

Como siempre.. quedo encantada con tus escritos :) al leerte, me dan ganas de acompañarte un día al trabajo y ver lo que tú ves :P peeeero.. hasta que encuentre como llegar allá, te seguiré leyendo.

besos!

Carmen dijo...

UFFa si empizo a hablar de mis vecinos ...lloro puros viejos de esos anales ahora que es otoño andan con su "aspirando" las hojas caidas en el pasto !!!! JODER!! y nosostros nisiquiera nos damos por aludidos. Sin contar que cuando era el ^ de agosto ( dia de la independencia de Bolivia) pusimos una Wiphala afuera y pensaron que era una bandera Gay JODER!!! esa es la gente Gringa de monte adentro

jc dijo...

ya le pedi a mi tio que me traiga porfavor esas llauchas de la esquina de la Pedro Salazar,gracias por el dato.

LESLIE dijo...

A mi me pasaba cuando tomaba el micro para ir a la U en Cocha y años despues cuando iba a trabajar. siempre la misma gente parecia bus de escuela.... tds los dias las mismas caras. Extraño esos detalles tan peculiares pero q a la vez hacen q la vida tenga su sazon... aqui ni q decir... del carro al freeway al trabajo o a la cochinchina... luego carro freeway casa, la vida es muy fria no hay mucha comunicacion interpersonal con gente "desconocida".
Dale un besote a mi yerno ya?

La MaJo dijo...

me haz hecho re re tripear... Jodido, con todo...
q divertido, nos regalaste una pekeña parte de tu inmenso mundo
gracias:D

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Cuchita: Interesante tener vecinos Benneton. Cuando los ves a todos juntos debes sentir como viendo una valla publicitaria. Un abrazo y un beso a tus enanas.

Gigi: Aunque ellos no lo saben, personas como la vendedora de molinitos son personajes que adornan la gris rutina. Un enorme, enorme abrazo querida Gi.

Geval: En serio? qué día saldría la foto no? Imaginate si se llamara Inés, se confirmarían mis poderes brujildos adivinatorios che. Un abrazo.

Curucuso: Cierto, suspenso urbano. Qué tal si el perro con polera perteneciera a la señora gris de gafas y una mañana misteriosamente desapareciera el flaco con bigotes cuyo nombre empieza con R y la única testigo del macabro hecho sea la vendedora de llauch'as, la misma que recogió de la escena del crímen un pedazo de tela camuflada y un taco aguja... bueno, mejor me apuro en responder que me tengo que ir temprano a mi casa a causa de la marcha campesina y la escasez de transporte. Un abrazote, querido bicho.

Erick: Muy cierto. Alguien reparará en mí/nosotros? cómo nos verán los demás no? Quien sabe seré una Arcelia para alguien, o una loca que a veces anda con una sonrisa en la boca y otras con el diablo por delante sin razón aparente. En fin, un abrazo mi querido Erick.

Nella: Cuando quieras, total el depar de tu tío queda super cerca de mi ofi, así que fijísima que ves a alguno de ellos. Un abrazote.

Carmen: jajajaja, qué locura. Me imagino a tus vecinos como a esos gringos que piensan que el mundo termina donde terminan sus fronteras. Un abrazote y un beso a tu Migue.

JC: Son una delicia las llauch'as en cuestión, en especial con un té caliente o un api. Saludos.

Leslie: Grave la vida gringa después de todo, y bueno depende de cómo la mires, pues entre ir en minibús y en tu prpio carro escuchando la música que te gusta mucha gente escogería la segunda opción, aunque no está de más romper la rutina, cualquiera que esta sea. Un abrazo y ya le dí el beso a tu yerno.

Majo: Qué bueno que hayas tripeado por estos lares. Espero que uno de estos días te animes a tripear en serio y te vengas a dar una vuelta por Chuquiago. Abrazote.

Lingam dijo...

Vania, es un arte la observación del entorno y de las personas que lo componen. Poder desribir y dar tanta vida a tus personajes me hace pensar en tu capacidad. Es rico ponerse a pensar en esas pequeñas cosas que componen la cotidianidad como los vecinos de rutina. Un abrazo.

Al Q. Madruga Le Da Sueño dijo...

la plaza abaroa sigue hermosa

*La Jefa* dijo...

uhhh, vives en un lugar re lindo! todo lo q cuentas aca iria bien con la cancion de los beatles, esa, mrs. bigby o algo asi, de verdad, sobre todo por lo de irremediablemente soñadora. los doncitos de la tienda de al frente, q recuerdos! wow, q post mas deja vu-ista.
saludos!

Lilyth dijo...

me gusta pensar en estos desconocidos, imaginarte a las ocho de la mañana o a las nueve mezclándote entre estos personajes, seguro alguien ha pensado que a las ocho y media pasa una mujer con ojos de soñadora pensando quien sabe en que y solo vos sabrás que pensabas en el siguiente post que nos regalaras o ...

;)

saluditos Vania!

turkita dijo...

que detallista que sos!!! jajaja detalles de las personas con las que yo voy en los micros todos los dias no tengo prefiero ver las calles que a las personas y no me imagino como se pueden llamar..
desde mañana observare a mis vecinos de rutina y les pondre nombres a ver si acierto

saludos Vania
yo cara de que nombre tengo?

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Cami: Es un arte muy divertido, porque como que te transporta a otras dimensiones fuera de la aburrida y gris rutina.

Madrugador: Verdad, esa plaza no pierde su encanto.

Sarita: Vivo más lejos, solo laburo por aquí, pero el paisaje es bonito: edificios, gente, y lo más lindo, la plaza, definitivamente.

Lilyth: En medio de tanta gente me vuelvo gris o invisible, solo me ven los que quieren verme, como yo a ellos.

Turkita: Te apuesto que observándolos te entretienes más que viendo el paisaje por la ventana del micro. Mmmm... tienes cara de llamarte Carmen o Cordelia, que son nombres bonitos por si acaso. Pero mejor está Betsy en todo caso.

Un abrazote a todos y todas.

NiNoSkA NoGaLeS dijo...

Vania que bello relato el de los vecinos... he vivido los imaginarios, a traves de tus letras he visto a cada uno y te agradezco por ello... por compartir con nosotros tu trascender en esas miradas...
que rico es ver con los ojos del alma no?
que diferente fuera todo, si nos animaramos todos a ver con esos ojos.... viendo lo escencial!!!

un abrazote!!!

Rafu dijo...

waaa buena onda el de ponerles nombres, pero mejor onda el de preguntarselos...

Cierto que algunos tienen cara de...

me pregunto si yo tengo cara de Rafael...

Arcángel Mirón dijo...

Me hiciste acordar a algo que hacemos con mi hermana, y un día vimos que también lo hace Woody Allen en una película: adivinar el pasado de la gente que está junto a nosotras en el tren, en la plaza.... es muy divertido.

:)

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Ninoska: Gracias, me hiciste sorojar. Ojalá así sea. Un abrazo.

Rafu: Cierto, preguntarle a la casera su nombre es un tema que tengo pendiente, pero a los otros ni como, pensarían que soy una loquita.
Abrazos, Rafu.

Gilda: Verdad, es muy divertido inventarles historias a las personas, es como un masaje cerebral para salir de la rutina. Un abrazote.

Pablo Rivero dijo...

Comento un poquito tarde, pero gracias por este post, la verdad me pareció facinante la manera que describes la cotidianeidad como factor de interrelacionamiento. Nos pasa a todos y en todos los contextos.
Saludos

Oso Jucumari dijo...

es de tus mejores posts!!! yo siempre he pensado en esos vecinos anónimos de la cotidianeidad, es alucinante q escribas sobre ellos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...