miércoles, febrero 23, 2011

LAS VELAS

Esta imagen es de aquí. (Gracias Vero Vero).

Mi papá (el Negrito) siempre ha sido antojadizo, algo que hemos heredado sus tres hijos, así que como mi mamá (la Peti) es una melindrosa de primera, a Las Velas nos íbamos sin ella.

En esas ocasiones nos abrigábamos bien con gorro de lana incluido y nos íbamos rumbo a la callesita donde termina la Camacho y empieza la Bolívar, bajábamos unas gradas y nos encontrábamos con decenas de puestos de comida: sandwiches de chorizo humeante, silpancho en plato con fideo en vez de arroz y sólo cuchara en vez de cubiertos, chicharón anaranjado en pailas gigantes, enormes piernas de cerdo ahumado, chicharrones crocantes, escabeche en frascos para los sandwiches de chola y por supuesto las parrillas con pedazos de corazón de vaca finísimamente cortados, ensartados en varillas de alambre con papa cocida y salsa de maní picante (Anticuchos). Luego de haber terminado los Anticuchos, nos íbamos directo al puesto de la señora que vendía gaseosas a pedir el infaltable Sinalco en botella pequeña. Aprovechando la ausencia de la Peti (mi mamá) el Negrito nos desafiaba a terminar el contenido de una botella de Sinalco de una sola tomada, así sin respirar como él hacía. Nunca pudimos.

Años más tarde, cuando mi hermanito creció y creció también su apetito, se iban los dos solitos a Las Velas a hacer un tour gastronómico para comer de todo en un poco: un sandwich de chorizo, tres anticuchos, dos chicharrones... todo con Sinalco. Como consecuencia alguna vez mi hermano volvió con indigestión y la Peti se enojó con el Negrito, pero una vez repuesto el acompañante volvían a esos maratones "Velísticos".

Hace unos días y después de muchos, muchísimos años, tomé Sinalco. El sabor no es cien por ciento el mismo porque ya no lo embotellan en botellas pequeñas de vidrio sino como todo, en plástico y de dos litros. Tomar ese nuevo Sinalco fue como cuando escuchas el cover de una canción entrañable con otros intérpretes, con otro feeling pero que todavía tiene la virtud de transportarte mentalmente a épocas remotas, a sabores lejanos .

Algún rato me voy a animar a llevar a los chicos a Las Velas y si hay Sinalco en botellas chiquitas (no importa de plástico) voy a desafiarlos a tomar todo el contenido sin respirar hasta la última gota. A ver si ahora puedo.

20 comentarios:

Ana Rosa López de Cárdenas dijo...

Qué antojo, Vania! Que no daría por un anticucho.
Entrañable tu entrada.
Un abrazo,
Ana Rosa

CUCHITA dijo...

Que deliciosoo

Pepe Fuentes dijo...

te falto poner: "advertencia leer este post puede hacerle dar hambre, y mucha" XD me gusto tu post, hace tiempo que no me como un anticucho, saliendo del laburo me daré a la busca de uno :)

Ecerqueda dijo...

Aca en México tenemos las garnachas pa matar el antojo.

Pablo Andrés Rivero dijo...

Estimada, el relato culinario es verdaderamente sabroso. La oda a la Sinalco en botella de vidrio está de lujo.
Lo que me encanta es el homenaje las ocurrencias de tu viejo, no por nada son los ídolos de siempre!
Abrazos!

Boris Miranda dijo...

Me muero de hambre!!!
Pd. La sinalco nunca volverá a ser la de antes.

Luistigre dijo...

Welcome to Las Velas!!! a los pocos días de llegar a estas tierras tuve una parrillada y le cascamos comida "exótica" boliviana, corazón de vaca a la parrilla (osease anticucho sin alambre) aunque primero les sobresaltaba las ńańaras de que sea corazón todos disfrutaron como nunca.

A mi la Sinalco me hace recuerdo a los partidos de la bundesliga transmitidos por Transtel alla por los 80s pero si de tomar refresco de un solo trago, intenta con 7up o Sprite, alguna lagrima te va a salir.

Buen provecho

Vania B. dijo...

Ana Rosa: Sí, verdad?. Hace unos meses un amigo festejó su cumple y en vez de complicarse con la cena contrató a una anticuchera. Delicioso. Comí como 3 anticuchos y si no comí más fue por delicada. Un abrazo de vuelta.

Cuchita: Totalmente. Abrazos!

Camarada: Fuiste a comer anticucho? los anticuchos chuquis son igualtos a los de la ínclita? Te mando un abrazote.

Edgar: Algún día me escapo hasta México a comer como Dios manda. He dicho. Un abrazote hasta el norte.

Pablo: Gracias infinitas por tu lindo comentario y por twittear este post. Muchos abrazos.

Boris: Nunca. El sinalco ha cambiado de sabor para siempre. Saludos!!!!

LuisT: Alguna vez he hecho el intento con las cocacolas de una luca. Me salieron las lágrimas pero no pude terminar. Me imagino que si terminas sin respirar al final puedes decir el abecedario de un solo eructo. Abrazos miles hasta aPolo.

Asesino De Leyendas dijo...

Capsulita: Dos apuntes, no recuerdo muy bien las velas porque las veces que iba estaba en un estado lamentable, era para rematar la joda de la noche anterior... dicen que ha cambiado pero tendría q ir a probar los anticuchos.

La Sinalco, cuando la tomo ahora no sabe igual que de chango, no sé si será la botella, el plástico o qué, pero no sabe igual que entonces.

Un saludo

Marco dijo...

Futa qué cosa más conmovedora.
Espero ser un día un padre así...

Vania B. dijo...

Gus: Las Velas también se caracteriza(ba) por eso: atender hasta la madrugada y en consecuencia a los borrachines de todas las edades. Y es verdad el sinalco nunca va a tener el mismo sabor que en botella de vidrio. Abrazos asesinos.

Marco: Es que mi papá tiene la muchedad intacta hasta ahora. De todos modos todos los papás son especiales a su modo. Un abrazote.

Gigi dijo...

Gracias Vania por darme un antojo que no lo puedo matar con nada que se le parezca por aqui. Hablando de padres, el mio nunca se entero que yo era su hija y no su compadre, desde que tenia como 8 o 9 años me llevaba a las Velas y me daba la mitad de su chela choleada, ahhh esas cosas se extrañan...

Tincho Sánchez dijo...

La Sinalco para mi es de los días de colegio, con esa botellita poco convencional, ese color naranja rojizo y ese sabor a medicamento; no se que le veíamos de bueno, pero se hacía gustar.

En cuanto a Las Velas, me quedo con los sillpanchos de la casera de la esquina, siempre y cuando llegue antes de la una de madrugada, porque después solo queda morfar una colección de mini choricitos en marraqueta o los diabólicos anticuchos con llajua de mani

Vania B. dijo...

Gigi querida:Esos momentos en los que los papás son tus cuates son los más memorables de la niñez. Lo lindo es que hay sabores/olores que activan instantáneament esa sensación de saberse tan cerca y tan queridas. Un abrazo enorme.

Tinchuelo: Creo que la mayoría de las bebidas gaserosas tienen un dejo de medicamento, pero las hemos adoptado como deliciosas. En cuanto al anticucho, la salsa de maní picante es espectacular. (Ya me antojé los minichiricitos en marraqueta crocante). Abrazote.

Natalia dijo...

Leyendo esto llegué a sentir el olor a frito y frío de la calle, aunque nunca haya ido al lugar -que yo sepa, quien sabe cuando era más chica.

Me encanta cuando un post desencadena anécdotas varias de una memoria colectiva, como pasó con este.

Un abrazo!

Dralion dijo...

Uff, que recuerdos Capsula, antes a mi no me gustaba para nada los anticuchos, a eso preferia un choripan o lo exista por ahí, pero debido a una "ex" fui obligado a comer uno de eso y me quede con el vioio de ir a comer cada ves mas que todo por la llajuita de mani, ya me dio hambre voy a buscar uno, Saludos capsula

Adikia dijo...

Que viva el Sinalco... aunque sea en botellitas.... en este instante me mueroooo por un anticuchooo!

Perro con Rabia dijo...

yo como salteñas del stadium, en la curva antes de la ikakota y sabes que hay ahi? si, sinalco pequeña en botella de vidrio! si un domingo en la mañana los llevas a los changos y estoy por ahí, les voy a contar mis andanzas en las velas y en el stadium, palabra eh.

Oscar dijo...

Oscar Del Barrio.
buena la nota, si las velas hablaran.... quien no paso por ahi a comer y tomar, recuerdo a mi casera de sandwich de chorizo la Julita. La sinalco buenisima era, a proposito sabes porque se llama asi?? es una bebida SinAlcohol, de ahi sale el nombre, saludos

Vania B. dijo...

Natalia: Hay lugares y sabores que desatan la memoria colectiva, como en este caso. Un abrazo hasta el oriente!!

Dralion querido: Nunca probé los choripanes, me parecían un poco grasosos, pero ese bocado tenía sus fans. Saludos!!!

Adri: El anticucho es más rico cuando lo preparan en la calle, en parrillita y con ese frío paceño alrededor. Un abrazote.

Oscarín: Te voy a tomar la palabra, así que si algún domingo me animo a subir al stadium con los enanos, te shamo. Abrazos!

Oscar!!! qué lindo encontrarte por aquí. Sabía eso del nombre, aunque la verdad bien sin chiste (bebida sin alcohol = sinalco) igual que leche en polvo en vez de MILK=KLIM. De todos modos es delicioso el sinalco, pero más si es en botellita de vidrio. Besos a la Mariana y a los bebés, abrazo enorme para vos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...