lunes, mayo 12, 2008

EL CLUB DEL BOMBÓN ASESINO - PARTE II

La historia de la señora Elida es interesante. Cuando tenía más de cuarenta y un hijo terminando la Universidad, se empezó a sentir un poco indispuesta. Pensó que ya le había llegado la menopausia, así que no se preocupó mucho. Como la señora Eli (como le digo yo) es bastante religiosa, tenía una actividad en su Congregación, donde entre otras cosas debían hacer un ayuno de dos días. Al finalizar el primer día, la señora Eli se desmayó, así que la llevaron de emergencia a la clínica. La pobre señora estaba segura de que tenía algo terrible, así que pidió que no le avisen nada a su esposo hasta saber qué era lo que tenía - ella estaba segura que tenía un tumor canceroso o algo peor. Le hicieron los primeros exámenes y sugirieron una ecografía y grande fue su sorpresa cuando el ecógrafo le dijo que sí, evidentemente era un tumor, pero "con brazos, piernas y de aproximadamente veinte semanas, además de estar en perfecto estado" traducción: un bebé. Plop. El shock fue grande, y más cuando le avisó la noticia a su esposo. Samuel Adán nació un 20 de Abril, saludable y con unas pestañas largas y revueltas como las de su madre.

Alessandra es delgada, alta y morena, ocurrente y bailarina. Hace como dos años se convirtió en asidua asistente de "La Mansión" una iglesia católica carismática. Una de sus anécdotas que más nos hizo reir fue de cuando su esposo H, quien no simpatiza mucho con la idea de su "mansionismo" llegó un viernes por la noche a su casa porque se le había acabado la plata para seguir la parranda, así que entró a recoger más dinero. A Alessandra se le ocurrió que podía exorcizarlo y quitar a Satanás del corazón de H para que se componga y ya no se le ocurra salir. Mientras H buscaba su tarjeta de débito, Ale se paró encima la cama y le puso las dos manos en la cabeza diciendo "¡fuera Satanás!" unas tres veces. H la miró con sus ojos de huevo tibio y a lo único que atinó fue a salir de su casa corriendo lo más rápido que pudo y no volvió hasta el día siguiente.

Vero es todo lo contrario de Ale: pequeñita, gordita, blanca como papel y de pelo rubio. Es es la más bailarina del grupo y la más bochinchera. Ella y su esposo son "autonomistas" al extremo, pero ese extremo ya chinchoso donde todo lo del occidente es visto con malos ojos. Eso sí, con nosotros siempre fueron buenísimos amigos.

Los mejores festejos eran los del día del Padre. Las Fiestas eran donde los Suárez (la casa de la señora Elida). Estaba invitado todo el curso, cada niño con toda su familia. De los 45 del curso por lo general íbamos 20 familias. Las organizadoras éramos las del club, Marcia (que no era del grupo pero siempre iba a los festejos del día del Padre) llevaba unos postres de antología, el esposo de la señora Eli hacía un churrasco delicioso, y Armando (un papá del curso) llevaba su equipo enorme de Karaoke. Los chicos jugaban como bestias peludas (imagínense cuarenta enanos en un patio). De rato en rato había algún herido, pero luego volvían al juego. Los papás doblaban el codo y comían como descocidos, las mamás charlábamos, y tanto hombres como mujeres cantaban de rato en rato en el famoso Karaoke, pero la estrella de la noche era Armando, quien a parte de su equipo de karaoke (que lo tenía siempre listo en su auto) llevaba su botella de Wisky y cantaba hasta las seis de la madrugada, no le importaba mucho que todos nos hayamos ido. Cuando la eñora Elida y su esposo ya estaban muertos de cansancio, Armando les decía: "no hay problema, yo cierro" y se quedaba cantando sólo con su tella de wisky. Armando canta superbien y su repertorio es de lo más variado: desde canciones de Manolo Otero, hasta Soda Stereo y Guns n' roses, pasando por los éxitos de los Fernández (Vicente y Alejandro, no Jhony ni Percy) y su favorita: el cholero de los k'jarkas. Mientras Armando cantaba, las del club, en especial Verónica, Eli y Alessandra eran el "puerco de baile".

Extraño muchísimo esas reuniones con calorcito, buena comida y buena charla, y aunque entre nosotras no teníamos mucho en común, ahí estábamos para compartir penas y alegrías y sobretodo el crecimiento de nuestros hijos, que era al fin y al cabo lo que nos mantenía unidas. El colegio dura doce años, y qué mejor que los chicos recuerden esos años formando parte de una gran familia, diversa, pero unida.

12 comentarios:

ERICK dijo...

Vania,

Qué reuniones las que vivieron eh... variadas y unidas, con la particularidad de cada uno, esos grupos son irrepetibles..

"puerco de baile" y el "¡fuera Satanás!" jajajajaja me mataste vivo.

Un gran abrazo desde la "llajta", salud por esa amistad ... !

Gevalher dijo...

Las risas que me provocó tu historia de tu amiga la exorcista, casi provocó que a mi me exorcisen del café internet, eso y lo del "puerco de baile", me alegraron el día.

No sé cómo le haces pero tu vida parece toda color de rosa, y a través de tus posts, nos sentimos un poquitín contagiados de esa alegría.

Ya se me hace eterna la espera hasta leer tu siguiente post...

Lilyth dijo...

Que lindos recuerdos che! sos una mama "a todo dar" jajaaja
besos!! que tengas una linda semana

ALBERTO dijo...

raspaolla el karaokero no???

Pobres dueños de casa, me imagino las ganas de botarlo!

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Erick: De verdad que irrepetibles. Y de verdad que se llamaba el "puerco de baile", no me estoy inventando. Abrazo hasta Cocha.

Geval: No, para nada color de rosa. Normal, común y corriente, solamente que en este blog pongo las partes más entrañables, las que cualquiera guardaría en una cápsula del tiempo, lo demás no vale la pena, porque si no el blog se llamaría "caja de quejas". Un abrazote.

Lilyth: El grupo era "a todo dar", se la pasaba bomba realmente. Abrazotes.

Alberto: Raspaolla, raspaburi, cargoso, chinchi, pero nadie se animaba a echarlo de su casa. Ah, una sola vez mi amiga Ale exorcista lo hizo, pero de buena forma, no es que le dijo "fuera Satanás". Un abrazo hasta Santa Pué.

El defensor del derecho al delírio dijo...

Que interesante tu vida querida Vania... tantas anecdotas.
Eso es vida.
Un abrazo grandote.

A dijo...

Lo de los exorcismos es tragicomico, en serio...en el momento y para el protagonista es mas tragico, peor en tercera persona y al paso del tiempo, mas que comico...

Gracias por compartir

besos libres del diablo
A.

BUDOKAN dijo...

La verdad que describes un simpático grupo de personajes. Me gustó leer esas experiencias. Saludos!

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Pan Juablo: No creo que sea interesante, es decir "espacialmente" o "particularmente" interesante, es común y corriente. Depende de cómo la cuentas nomás. Un abrazote.

a: Van vesos de vuelta querida satuca.

Budokan: Eso, personajes. Van saludos de vuelta querido Budokán.

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Eso de escribir con los codos es grave. Fe de erratas:

1. "especialmente"
2. "besos"

Esito nomás.

utópico dijo...

Cuando era chico las mamás no se reunían, ni nada por el estilo. La verdad muy lindo tu grupo, que lindo sería que siempre se formen ese tipo de grupos. Eso de los occidentes y orientes… son pues completas macanas, si al final somos la misma gente, con variaciones de lenguaje y climáticas… pero esito sería, y el que quiera ver diferencias más grandes, se esta tomando el pelo a si mismo.
Que alegría che! Hasta sentí que estaba en el patio, deseando que salgan de una vez las morcillas, y terminando mi chela….
Saludos!

LaSconosciuta dijo...

Me lei las dos partes de corrida y me imagine a Armando con su "tella" cantando alguna de Vicente Fernandez, lo describes todo tan bonito, con tanta nostalgia que por una fraccion de segundo quise llamar a algun perdido compañero de curso... luego se me paso.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...