martes, enero 23, 2007

ALASITAS

En la ciudad de La Paz, hay innumerables motivos por los cuales hay caos vehicular en el centro de la ciudad: Entrada (folklórica) del Gran Poder, Entrada (folklórica) Universitaria, la Doble Copacabana de ciclismo del Padre Pérez, la entrega de regalos de Navidad, marchas, bloqueos, ensayos de danzarines para algunas de las ya mencionadas fiestas, presteríos varios, en fin, la lista es de nunca acabar.

Mañana, 24 de Enero a las doce del medio día, es mejor trasladarse a cualquier lugar del centro a pié o en el transporte público porque comienza la muy esperada Feria de Alasitas.

Para los que no saben de qué se trata esta Feria: Alasita es una palabra en idioma aymara cuyo significado es "comprame", y es esencialmente una celebración ofrecida al Ekeko (antiguo dios de la abundancia). La creencia es que en esta fecha, se puede comprar todo lo que se desee tener: una casa, un auto, un título profesional, maletas (para viajar), pasaporte (si quisieras viajar al exterior), títulos de propiedad de casas y autos, hasta papeles de divorcio, carnet de borracho, en fin todas estas cosas son en miniatura. A las doce del medio día del 24 de Enero juntas todo lo que compraste y lo haces milluchar (bendecir) con un yatiri (un chamán aymara) y si se tiene fe en estos ritos, dicen por ahí que los deseos se cumplen.

Cuando era niña (hace muuuchos años) esta Feria era lo máximo. No íbamos a las doce del medio día porque el tumulto de gente no da para que vayan los niños, pero en la nochecita, cuando mi mamá regresaba de la oficina, nos íbamos a dar la primera vuelta. Empezábamos por la sección de la comida y nos tomábamos un api(bebida caliente) con pastel (empanada de queso frita). La parte de las comidas con sus fragancias deliciosas, claro que me impresionaban los conejos apanados a los que los apilaban medio a la vista del público con cabeza y todo (brrrr ya me han dado escalofríos). Si ya habíamos cenado entonces empezábamos por el sector "masitas" donde hay todo tipo de pasteles y dulces pequeñitos, como todo en esa feria.

Otro manjar favorito eran los Churros con azúcar granulada encima y los churros rellenos con dulce de leche, todos bañados en aceite y que salían de una maquinita laaargos como fideos y que los cortaban con tijeras. Como soy medio antipática a veces me daba la impresión de que las doñitas de los churros se limpiaban las uñas con esas mismas tijeras, pero como mi hermana siempre era de las que comía de todo sin hacerse el menor lío, había que dejar de usar tanto la imaginación y comer los churros con uñas o aceite rancio, total nunca mi hicieron mal.

Después nos íbamos a las miniaturas, donde comprábamos ropa para nuestras muñecas, y lo que más nos alucinaba era proveernos de todo tipo de comestibles para armar una tienda y jugar lo que restaba de vacación. A veces incluso cocinábamos con el contenido de las miniaturas y la víctima era mi hermano menor al que le hacíamos probar nuestras recetas (wácala).

Otra cosa que nos fascinaba eran los juegos (como a todos) y sobre todo la "suerte sin blanca", donde nos tocaba cada chuchería que yo creo que por cara duras seguíamos jugando. Una vez, fuimos con la Basilia, una empleada tan bajita que era ya acomplejada por su estatura. En las famosas suertes sin blanca le tocó un enano de yeso. Casi llora la pobre.

Un personaje del que me acuerdo en todas las Alasitas, desde que era chica hasta la última a la que fui hace unos años es del señor que tenía un puesto de Loto. Este señor era super estronguista y todo el puesto estaba adornado con los colores del equipo: amarillo y negro. Tenía un gallo (según recuerdo) y el loto se jugaban con granos de maíz seco. Me fascinaba como cantaba los números a voz en cuello: "orejas de mono" era el 33, "parrr de patitos" el 22, y otros que me hacían morir de la risa pero que ahorita ya no me vienen a la memoria.

Cuando era chica era ya mi costumbre andar pensando en la inmortalidad del cangrejo, soltarme de la mano de mi mamá y perderme en la Feria. Al principio me desesperaba, pero después ya sabía lo que tenía que hacer: me quedaba quieta en el mismo sitio hasta que mi mamá me encuentre.

Años después, mi hermana y yo ya no queríamos ir mucho con mi mamá por que a veces nos hacía pasar calores, como la vez que se acercó a unos hippies que estaban vendiendo parches para chamarras de jean y les preguntó: "¿a cómo sus posavasos?". Mi hermana y yo rojas como tomates haciéndonos las que no la conocíamos a esa señora tan desubicada.

Ibamos entonces con las amigas y con las primas a "chequear" y a hacernos mojar, porque como Carnaveles empieza generalmente en Febrero, algunos changos aprovechaban la feria para lanzar globos con agua a las incautas de su edad que a veces se hacían las enojadas o las ofendidas, puro show, porque una sabía a lo que iba.

Conforme uno se iba haciendo mayor iba pasando de la sección miniaturas a la sección de juegos, donde las canchitas eran (son) lo máximo, una jugaba hasta tener callos en las manos. En la época de la universidad íbamos a las canchitas con mi amiga Anita y como éramos ya capísimas desafiábamos pierde-paga. Seguramente pensaban que nos iban a ganar jeje, pero jugábamos gratis buena parte de la tarde.

Extraño las Alasitas.

21 comentarios:

Sakura dijo...

jjaajajaja... en definitiva las Alasitas se van transformando conforme van psando los años y tu propia edad...

Saludos =)

Joup dijo...

wowww jajajaja que cool! yo tenia mi cocinita de alasitas jajajajaja me acuerdooooooooooooooooooooo buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa que bellos recuerdos!!

Cristibel dijo...

Yo también extraño las Alasitas. Extraño La Paz... y Bolivia. Wow! Ya tengo 5 años de no ir!!! Se me humedecieron los ojos...

Cane dijo...

yo voy por los anticuchos, el api con pastel y la canchitas que son geniales!!!!!!

un saludo y que el ekeko cumpla tus deseos!!!

rondeldia dijo...

alasita, alasita, de noche, unas canchitas con las changas y desafiarles para perder a propósito y luego invitarles unos traguitos en la cancha zapata, de día tempranito recorrer toda la feria y sacarle el jugo al paseo con la cortejita de turno, hacerle jugar y ganárselo un peluche.

que lindo las ALASITAS !!!!

R

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

SAKURA: Muy cierto, ahora de nuevo volvería a la sección de juegos porque a los enanos les alucinaría.

JOUP: Para un cumpleaños de mi Sebas aquí en SCZ compré ropa de Barbie para las niñas y unas herramientas miniatura para los niños. Voy a repetir la experiencia, pero tengo que esperar a Septiembre u Octubre. Snif.

CRISTI: Pucha que se extrañan esas cosillas no? a mí me salta el corazón cuando escucho la canción del Papirri para las Alasas.

CANE: Ya me he antojado anticuchos!!!!

RONSETE: Y yo incauta que pensé que ganábamos por capísimas =(

LESLIE dijo...

De la suerte sin blanca yo me acuerdo que al sacar el numero veias un juguete grande pero la vendedora metia la mano y sacaba otro másssss pequeñito del costadito jajajajajaja.

la gera dijo...

juaaaa, eso de los posavasos, me mató, jajajajaja.

Siempre la Alasita te deja miles de anécdotas y cosas divertidas, y además engancha con el carnaval!!

Leí que en sta. cruz también van a tener Alasita, así que nos cuentas luego si es que es con api y todo, ok?

Saludos

adrián dijo...

creerán q nunca fuí a las alasitias de La Paz?????... acá en Oruro es una porquería.. jeje pero abrá q ver...

Vero Vero dijo...

Ohhhh Adrían! nada en mi Orurito es una porquería!!!!! será chiquito pero nada más.

Vania: Yo uno de estos días no voy a comer nada y voy a ir a perderme entre las comideras, tan apasionada que soy por el anticucho...lo de los juegos es un cague de risa...porque además tan serios los señores...cuando juegan esa cosa que parece bingo gritan:

Se va la primerita...apuestas, apuestas, entren al jueguito, 1.50 la entrada, se cierra el juego!!!! Da vueltas la ruletita, que nos muestra la ruleta!!!!!...se va quedando señores!, se va quedando (incómodo silencio anecdótico) CHILINDRINA!!!!!!!!!!!

jajajajja es un lujo!!!! Que bonito post.

Caminante Con Destino dijo...

Si he pasado algunos Eneros de mi vida por la paz, lo qu emas me gusta son los periodicos, y no soy el unico a todos creen que les agrada recuerdo el del 2004 decia el alto decide ser un nuevo continente y cada cosa para reirse ahora que estoy en la ciudad de los baches no me podes traer un La razon yo te lo pago, despues Dios de la abunadia ese gordo feo; JESUS es el Rey, creo mas firmemente en el Dios que da que en otras cosas bendiciones y nos vemos

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

LESLIE: Verdad, uno pensaba que le iba a tocar un re-juguete y te daban una chuchería horrible.

GERA: Pienso que todos los paceños tenemos algún recuerdo de las Alasas, es parte de nosotros.

ADRIÁN: Depende de los ojos con que miras las cosas, pero en LPZ es una tradición y mucha gente va encantada de la vida aunque llueva, haya barro y los churros rellenos estén en aceite rancio.

VERO VERO: Genial eso de la ruleta, me trajiste buenos recuerdos y me hiciste reir. Abrazos poetisa.

KAMINANTE: Los periodiquitos son alucinantes. Hay también revistitas de Condorito y una infinidad de ese tipo de miniaturas. Si estuviera en LPZ te compraría algunos. Yo también estoy en la ciudad de los baches, digo anillos.

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Amiga, interesante este post, me dio datos interesantes sobre la cultura popular Bolviana, parte de ese complejo cultural que es Latino américa...
Espero que hayas ido a la feria y que Ekeko te halla acompañado
Saludos

Hugo-Nex dijo...

Yo tengo una amiga que es alasita jajajaja en serio es chikitita, pero pa q no se sienta mal, lo mejor viene siempre pekeñito :)... saludos ;)

Oso Jucumari dijo...

Che, no le creas al Ron, yo creo que en realidad era desko para las canchitas, igual que yo.
En las alasitas yo descubrí mi tendencia al juego, en esas ruletas apostaba encolerizado de cincuenta en cincunta, para terminar perdiendo la plata del anticucho y del minibus.

Estido dijo...

El paceño que no tenga gratos recuerdos de Alasita no es paceño. Las canchitas son el sector "chequeo" o "pirañeo", como dirían allí. Para el tímido urbandno, no hay mejor pretexto para empezar una charla que desafíar unas canchitas a las minas; perder o ganar, da lo mismo, lo importante es romper el hielo y vencer la timidez.

Ahora bien, ya que te declaras buena para las canchitas, la próxima que vengas vas a tener que aceptar un desafío del campeón mundial, es decir, yo. Y nada de pierda-paga, por una botella vamos a jugar, ¿meta?

Un abrazo, Vania.

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Carlos G: Ahora estoy lejos de La Paz, donde se celebra la Feria. Espero algun 24 de Enero poder estar por allá para disfrutar de esa costumbre tan arraigada en nosntros los paceños.

Hugo-nex: jajaja hay muchas personas pequeñitas que parecen parientes del Ekeko. Yo me salvé por un poquito.

Osesno: Grave tu adicción al juego! hasrta perder la plata del minibús, te pasaste.

Estido: Totalmente de acuerdo, las Alasitas son una parte importante de las memorias de cualquier paceño que se precie de serlo. Y aceptada la apuesta, voy a empezar a practicar como Rocky, vas a ver.

rondeldia dijo...

buena opción y para que no digan que no hacemos deporte... mis antecedentes es uqe soy subcampeón en dobles en la universidad (tambien todos los días donde el chamani)... así que podemos amenizar el siguiente encuentro si alquilan una canachita...
nove????

un saludo,
r

palabras con ningun sentido dijo...

Vania, que bueno lo que contás. Si bien no soy muy creyente puedo llegar a creer en ese tipo de celebraciones o al menos seguirlass con cierta unción, pero más allá de eso es increible lo qu contás y sobre todo lo que ignoramos de las costumbres de nuestra América.
Gracias por compartir estos conocimientos. Seguramente un 24 de enero, aunque no nos reconozcamos nos cruzaremos en el centro de La Paz con nuestras miniaturitas.
Un cariño grande

Lilian dijo...

uy las alasitas, como me gustaban de niña esas ferias, eso cuando vivía en Tupiza, porque acá en Baires, ni sueñes con ver algo parecido, si bien no recuerdo para que fecha eran las ferias.. pero creo que era para la fiesta de reyes cuando llegaban de otras ciudades tal vez de La Paz u Oruro estaban los comerciantes con sus puestos, y me fascinaba ver esas cosas todas en miniaturas, claro que odiaba comprar un número pq ya sabía yo que no sacaría nada, apenas un premio consuelo, otra que mis papás no tenían mucho dinero así que solo era ir a jugar para esos de premios chiquitos, pero tenía una vecina que siempre que iba regresaba con sus chanchos y conejos inmensos, y hacía dar un poco de envidia; aunque recuerdo que una vez nos sacamos una casita y fue lo más bonito.. que tuvimos en casa jajaja.
Besos Vania!!! gracias por traerme a la memoria esos recuerdos.

Rosario dijo...

que bonita tradición, me encantan esas tradiciones que nos unen a todos. si voy a bolivia voy a tratar de hacerlo en esas fechas, tengo un ekeko en mi velador y nunca le he comprado nada, lo compre en el norte (san pedro de atacama) poruqe lo encontre muy simpatico y alegre, pero la verdad no sabía tan en profundidad lo importante que es en bolivia.
besos
rosario, santiago de chile

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...