miércoles, mayo 18, 2016

De ausencias y regresos


Las últimas semanas estuve preparando/reparando tu cuarto para que te espere bonito, lleno de luz y listo para que empieces esta nueva etapa de tu vida con patada voladora. En cierta forma esta sensación me hace recuerdo a cuando esperaba que salgas de mi barriga así con esa expectativa infinita de abrazarte con un amor que no sabía que existía y que cada día se hace más grande (me vas a entender cuando tengas hijos).

Claro que te he extrañado terriblemente. En todo este tiempo no he querido escuchar Dave Mattheus Band por que cada canción me trae tanta nostalgia a vos que corría el peligro de lloriquear como tonta sin previo aviso y en cualquier lugar (bien nada que ver). Cada que comemos algo que te gusta (especialmente con el Sebas) pensamos en vos y que en cuanto vuelvas vamos a disfrutar contigo otra vez de las cosas que tanto te gustan, aunque tus habilidades culinarias hagan que la mayoría de las veces dejes la cocina hecha una hecatombe.

Y como si nada pasaron (casi) cinco meses desde que te fuiste al norte. La próxima semana ya voy a tu encuentro -con el corazón hecho un chuño de la emoción-  a acompañarte en tu regreso para apapacharte un poquitito otra vez debajo de mis alas y soltarte nuevamente a donde decidas volar.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...